El Domingo solo para uno mismo

¿Oye este silencio? Los pájaros cantan, la luz es suave, el sol aparece a través de las cortinas... Hoy, los niños están fuera, dispone de todo el día para usted y piensa disfrutarlo.

El programa

Reducir el ritmo del tiempo de un domingo mágico y darse el capricho de un día de agradable pereza, nada más que para uno mismo.

Indumentaria (in)correcta exigida

El mayor lujo del domingo por la mañana: una ducha muy fresca, colocarse un suave albornoz y volverse a acostar. Maquillaje cero, preocupaciones cero.

Los indispensables

Dejarse llevar. Olvidamos todo lo que tenemos que hacer y aprendemos a vivir sin pensar en el tiempo (¡Como nuestra Pink Lady®!). Hoy, pensamos en nosotros mismos y vivimos despacio: es el momento de la mascarilla de belleza, de sumergirse en los viejos álbumes de fotos, de mirar aquello de lo que nunca nos cansamos, hacerse la manicura…

El ambiente

Se privilegia la tranquilidad: sin teléfono, con las ventanas abiertas de par en par y aceites esenciales, para una atmósfera todavía más serena.

Música

Glory Box de Portishead, que se escucha estirándose en la cama.

El mantra de Pink Lady®

“¡Amarse a sí mismo es el comienzo de una historia de amor que durará toda la vida!”

Dese de alta
a la newsletter Pink Lady®